#7532b8 #520096

domingo, 9 de abril de 2017

RESEÑA | LOS CHICOS DEL CALENDARIO. MAYO, JUNIO Y JULIO



"Posibles spoilers de los libros anteriores"

Los chicos del calendario. Mayo, Junio y Julio sigue con la historia del mejor año de la vida de nuestra protagonista Candela Ríos. Tras los primeros meses viajando por varias ciudades de España, ha aprendido muchas cosas de los hombres, pero ninguno de ellos ha conseguido aún que le haga cambiar de opinión con respecto al sexo masculino. Ahora le toca el turno al chico de Mayo, un madrileño, veterinario y gran amante de los animales llamado Javier, y que se presentó él mismo para conseguir publicidad y así poder recaudar dinero para una buena causa, abrir un centro de animales maltratados

Candela aprenderá del madrileño que a pesar de que te hicieran daño una vez, siempre hay que tener una puerta medio abierta para dar una segunda oportunidad al amor. En ese mes, nuestra protagonista vivirá momentos muy duros y crueles pero muy emocionantes al mismo tiempo, ya que empezará a sentir afecto por los animales que antes no tenía intención ni de acercarse. Pero debe seguir con los chicos del calendario y dar paso al chico de Junio, por lo que pondrá rumbo a Segovia para conocer a Alberto, un obrero que está reformando un geriátrico y que fue presentado por los propios abuelos de aquel lugar. Sin embargo, no todo en él es perfecto, por lo que Candela deberá lidiar con un tema bastante difícil, la infidelidad y la culpa.


No será sencillo ayudar al chico de Junio, pero Candela hará todo lo posible por ayudarle, para que así deje de tener esos malos pensamientos de él mismo. Por lo que, una vez más, Candela volverá a resolver la vida de otro chico más. Y por último, nuestra protagonista pondrá rumbo a tierras mallorquinas en el mes de Julio para conocer a John, un español de madre inglesa y gran amante del surf. A pesar de no haber sido un chico elegido por ella, no tuvo más remedio que dar su brazo a torcer y aceptar, por lo que espera con ansias que pase el mes lo antes posible para que vuelva a la normalidad. Pero un gran defecto que tiene nuestra protagonista es no dar una oportunidad a pesar de tener una primera mala impresión en una persona. 

Aún así, terminará dándole un voto de confianza al chico de julio demostrándole que no solo se puede vivir de las apariencias. Pero ese no será el único problema con el que Candela tendrá que lidiar, ya que su corazón vuelve a estar dividido entre Salvador, el chico de Enero y su jefe, y Víctor, el chico de Marzo. Volverá a dar nuevas oportunidades, se dejará llevar por sus emociones y sentimientos, y volverá a sentirse rota por dentro tras el secreto al fin desvelado que uno de ellos ha mantenido oculto desde que comenzaron Los chicos del calendario. Candela tendrá que poner en orden sus sentimientos y pensamientos, pensar en su verdadera felicidad aunque tenga que romperle el corazón a uno de los dos.


OPINIÓN PERSONAL :

Esta tercera entrega de Los chicos del calendario cada vez se pone más interesante y no podía dejar pasar la oportunidad de leer el tercer libro de la pentalogía. Y es cierto lo que dicen, crea un antes y un después en la historia de Candela, por lo que cuando lo terminé tenía el corazón encogido y ganas de llorar. Esta tercera parte ha superado las dos anteriores, ya que vemos una clara evolución de sus personajes principales. Esta lectura se ha llevado a cabo gracias a Folloneros Club, si quieres saber más, click aquí.

La historia retoma la vida tan ajetreada que está llevando nuestra protagonista Candela Ríos, que tras varios meses viajando por distintas ciudades, aún no ha encontrado el hombre que le haga cambiar de opinión. Pero debe seguir su recorrido y en el mes de Mayo pone rumbo a Madrid para conocer a Javier, un veterinario y gran amante de los animales. Le dará alguna que otra lección de vida pero debe continuar con Los chicos del calendario y en Junio irá a Segovia para conocer a Alberto, un obrero que lleva bastante tiempo reformando un geriátrico. Candela lidiará con el tema de la culpa y la infidelidad, dos temas muy serios de tratar. Y por último, en Julio irá a Palma de Mallorca a conocer a John, un gran fanático del surf. Al principio no será de su agrado pero poco a poco irá cambiando de opinión. Pero ese no será su único problema, ya que tiene el corazón dividido desde hace tiempo y deberá poner en orden su mente si no quiere terminar volviéndose loca. La trama, como en los libros anteriores, me ha parecido muy rápida y amena de leer, te engancha desde el primer momento y te saca alguna que otra sonrisa con los comentarios de Candela. El final ha sido desgarrador, creando un antes y un después en la saga de Los chicos del calendario.


Los personajes de este tercer libro me han robado el corazón. Tenemos a Javier, el chico de Mayo y veterinario de Madrid. Es un gran personaje que hace una labor preciosa con los animales, los cuida, los protege y les da toda su energía y atención para que estén felices. Pero no todo es perfecto, y es que en su pasado hay una espina clavada que poco a poco irá saliendo para poder dar una segunda oportunidad e intentar ser completamente feliz. Luego tenemos a Alberto, el chico de Junio y obrero del geriátrico. Me pareció una causa preciosa que los abuelos de aquel lugar le presentaran para ser el chico del calendario. Y aunque este personaje cometiese muchos errores en su pasado, ha escarmentado y está intentando salir de ese círculo vicioso llamado culpa y remordimiento.

En la otra cara de la moneda, tenemos a John, el chico de Julio y surfista. Al principio no me caía nada bien, ya que solo miraba las apariencias, pero me ha pasado igual que a Candela, hemos juzgado antes de tiempo, sin darle un voto de confianza y una oportunidad. El cambio que da este personaje no es tanto como me habría gustado pero no me disgusta en absoluto. Y por último, quiero volver a hablaros de Salvador, jefe de Candela y el chico de Enero. Tengo una gran debilidad por este personaje, y en este tercer libro me ha hecho suspirar y poner el bello de punta con su secreto. Sí, me gusta más que Víctor, desde el principio fue así y creo que lo será hasta el final. Tiene un gran cambio de mentalidad y una evolución grandiosa, sus escenas me tenían enamorada y triste al mismo tiempo, por lo que espero con ganas qué seguirá pasando con él.


La pluma de Candela Ríos no pierde su magia y esencia ni tampoco el sentido del humor. Con la historia de Candela no podrás parar de reír, llorar, sonreír y enfadarte. Tiene todos los atributos para ser una gran saga romántica/erótica. Y no solamente se ve una gran evolución en sus personajes, sino también en la forma de escribir de la propia autora. Se nota que Candela Ríos está creciendo como escritora junto con la historia de Los chicos del calendario.

En conclusiónLos chicos del calendario: Mayo, Junio y Julio, tercera parte de la pentalogía "Los chicos del calendario" de Candela Ríos. Una tercera parte muy intensa, con nuevos personajes y chicos del calendario que harán que nuestra protagonista siga viviendo el año de su vida. La trama me ha parecido amena y rápida de leer como los dos anteriores, con ese toque que le da la autora que hace que no podamos parar de leer hasta el final. Y un desenlace y giro inesperado que te deja con la boca abierta y el corazón en la mano.





¿Tenéis algún chico del calendario favorito que pueda ganar?
¿Qué os parece el final de este tercer libro?



¡Contadme en los comentarios!