#7532b8 #520096

viernes, 15 de diciembre de 2017

RESEÑA | ROSEBLOOD



Roseblood narra la historia de Rune Germain, una joven de diecisiete años que tiene una misteriosa molestia vinculada con su gran talento para la música, concretamente la rama de la ópera. Debido a eso, está intentando ocultar ese horrible error del que desconoce su procedencia hasta el momento. Su mayor anhelo es llegar a entender de una vez por todas qué le está pasando, porqué suele afectarle tanto y de mala manera este don que muy pocas personas tienen en el mundo. Para poder arreglar el fallo, su madre decide enviarla a una academia de arte francés llamado Roseblood, y que está vinculado con las famosas leyendas de El fantasma de la Ópera. Pero eso no es todo, ya que aquel conservatorio de ópera conserva un pasado muy turbio y temerosoEn aquel misterioso lugar pasará los próximos meses, con la esperanza de que allí puedan ayudarla a ser normal y a no sentirse enferma cada vez que canta un aria sin haberla escuchado anteriormente y de manera sorprendente. 

Nuestra protagonista conocerá a Thorn, un chico bastante reservado y misterioso, pero del que desprende un aura que atrae a Rune sin ninguna explicación. Se hará amiga en secreto del violinista enmascarado, le hará de guía en su transformación musical a través de sueños que parecen más reales que la propia realidad, para así conseguir superar poco a poco la enfermedad de Rune. Finalmente, ambos descubrirán una conexión muy especial entre ellos, y será muy difícil de romper. Aún así, nuestra protagonista descubrirá que Thorn no fue del todo sincero con ella, y saldrán a la luz los verdaderos planes del violinista. Por tanto, Thorn se verá obligado a tomar una decisión que puede llegar a ser mortal: destruir a Rune y por tanto destruir la conexión que ha surgido entre ellos o enfrentarse a un fantasma que estuvo persiguiendo un sueño durante un siglo.



OPINIÓN PERSONAL :

No conocía la pluma de la autora pero sí su famosa saga Susurros, un retelling de Alicia en el país de las maravillas, pero no tuve ocasión de leerlos hasta que me topé con su nueva y última publicación "Roseblood", un retelling de El fantasma de la Ópera. No paraba de leer buenas opiniones sobre estos libros, por lo que no perdí la oportunidad de leer su novedad por parte de Oz Editorial. No ha sido lo que esperaba que iba a ser en un principio, pero me ha gustado en sí la trama, al no conocer el famoso clásico tal vez me hubiera gustado incluso más, pero aún así me llevo muy buenas sensaciones con esta primera toma de contacto con A. G. Howard.

La historia narra sobre la vida de Rune Germain, una joven con un talento brillante para la música pero perjudicial al mismo tiempo. Sin ninguna explicación, cada vez que nuestra protagonista canta un aria sin haberla oído antes, termina enferma y sin fuerzas. Por eso, su madre decide enviarla a un conservatorio de arte francés muy famoso llamado Roseblood pero que guarda un pasado oscuro por su infinidad de vínculos con El fantasma de la Ópera. Allí conocerá y secretamente se hará amiga de Thorn, un misterioso violinista enmascarado, que la guiará por el camino correcto para superar poco a poco su enfermedad. Pero no todo es lo que parece y nuestra protagonista descubrirá que su amigo secreto no estaba siendo sincero del todo. Por tanto, Thorn deberá tomar la decisión de destruir a Rune y romper la conexión que tienen o enfrentarse a un fantasma que ha perseguido un sueño durante un siglo. La premisa atrapa al lector con tan solo leer la sinopsis y ver su portada, y aunque la trama en sí es un poco lenta, termina enganchando tarde o temprano. Es cierto que no he llegado a sentir del todo a los personajes, pero creo que se debe a lo precipitado que han sido los últimos acontecimientos. Aún así, en los últimos capítulos no paraban de suceder cosas que han hecho que no dejara de leer hasta el final.


Sus personajes no han llegado a calarme del todo. Tenemos a nuestra protagonista Rune Germain, que a pesar de tener un papel importante, en algunos momentos me ha dado la sensación de que era un personaje secundario. Han habido momentos de la trama que me no me han parecido correctos del todo con respecto a Rune y el gran talento que tiene. Sus sentimientos cambian muy rápido, son muy precipitados y creo que eso ha hecho que no llegue a creerme del todo su personaje. Luego está Thorn, el violinista enmascarado y bajo mi punto de vista, el verdadero protagonista de la historia. Con él he llegado a creer más en la historia, su dura infancia ha conseguido que le coja ternura y contemple el gran cambio y la evolución que tiene a lo largo de la trama. Es un personaje reservado al principio, pero una vez que se abre y se deja conocer, es más transparente que una bola de cristal.

También quiero hablaros de Sunny, una de las amigas de Rune en Roseblood. Con ella me he reído a más no poder, y aunque sea el típico personaje gracioso, a mi me ha encantado igualmente. Normalmente los personajes cómicos son masculinos, pero en este caso ha sido al revés, y creo que por eso me ha gustado el doble. Es un personaje sin pelos en la lengua, que no se calla ningún pensamiento y le da igual las consecuencias que puedan acarrearle después. Sunny es un libro abierto en ciertos momentos, pero en otros puede llegar a sorprender. Y por último, quiero hablaros de Erik, el fantasma que se esconde tras las sombras. Es un personaje roto y estancado en el pasado por ciertos motivos. A pesar de ser el villano de la novela, he llegado a sentir empatía en momentos efímeros. Podría haber estado mejor construido el personaje y así haberle conocido un poco más, sí, pero así como está me parece que está muy bien hilado con la trama principal de Roseblood.


La pluma de A. G. Howard me ha gustado bastante. Es diferente a la de otros escritores que he leído, su prosa tiene un toque oscuro y gótico que me atrae muchísimo y es el idóneo para el tipo de historia que es Roseblood. Aunque no haya sido lo que esperaba en un principio, tengo la seguridad de que seguiré leyendo las historias de esta gran escritora y de la que tantos lectores están enamorados de su manera de escribir.

En conclusiónRoseblood, retelling del famoso clásico "El fantasma de la ópera" y escrito por A. G. Howard. Ha sido una historia interesante, con una premisa que atrae al lector a querer leerlo. Es cierto que a lo largo de la trama se hace un poco pesada y lenta, ya que los sucesos tardan en suceder un poco, pero una vez llega la acción y las revelaciones, no puedes soltar el libro. Sus personajes me han gustado, aunque no han llegado a calarme del todo. Aún así, su evolución es clara y por eso me llevo muy buenas sensaciones con esta primera toma de contacto con la prosa de la autora.




Muchas gracias a Oz Editorial por el ejemplar.





¿Que os parece El fantasma de la Ópera?
¿Cuál es el personaje que más os ha gustado de la historia?



¡Contadme en los comentarios!